La Navidad es tiempo de celebración y reencuentros con seres queridos, la época favorita de muchos por la desconexión del trabajo. Mucha gente viaja para reunirse con sus familias y pasar unas semanas de relax en sus ciudades o pueblos natales. O también hay quien aprovecha para hacer ese deseado viaje en familia para disfrutar de las calles iluminadas y comidas típicas navideñas del mundo.

Pero a veces los negocios no pueden esperar a enero y hay quien, por lo contrario, debe pasar esta época de vacaciones viajando por trabajo, entre aviones, reuniones y comidas de empresa. Si eres uno de ellos, aquí te dejamos algunos consejos para viajar de la manera más eficiente esta Navidad y lidiar con la aglomeración de turistas y familias en aeropuertos, estaciones de tren y calles.

  1. Anticípate: Es temporada alta, así que los hoteles, transportes, restaurantes y actividades suelen llenarse rápido. Intenta reservar tu viaje lo más pronto posible para evitar precios demasiado altos y asegurarte la disponibilidad.Intenta alojarte a las afueras de la ciudad para evitar la congestión del centro y muévete con transporte privado para asegurarte la máxima puntualidad en tus compromisos.Además, nunca está de más contratar seguros de viaje y servicios de cancelación por si surge cualquier imprevisto.
  2. Llega con antelación: Trata de llegar antes de lo habitual al aeropuerto o estación de tren. Aunque seas un viajero habitual, en estas fechas suele haber más gente y se alargan las colas y tiempos de espera en los controles de seguridad, puertas de embarque, cafeterías, etc.También es recomendable llegar a tu ciudad de destino con un día de antelación. Mejor anticiparse a cualquier imprevisto o retrasos en tu vuelo o tren por cuestiones medioambientales.
  3. Disfruta del viaje: Aunque sea un viaje de trabajo, también puedes tomarte un tiempo para ti. Si tu disponibilidad te lo permite y te sobra algo de tiempo, intenta disfrutar de las calles iluminadas y mercados navideños en los centros de las ciudades. Eso hará que te sientas un poco como en casa y disfrutes del espíritu mágico de esta época pese a las circunstancias.
  4. Mentalízate: La actitud positiva es muy importante. Respira y cárgate de paciencia. Lo más probable es que encuentres mucha aglomeración de turistas y familias que puedan con tus nervios. Es algo que no puedes evitar, así que lo mejor será mentalizarte y tomártelo con filosofía.Puedes llevarte un buen libro, unos auriculares y el móvil con la batería cargada al máximo para distraerte. Lo necesitarás si se retrasa tu vuelo por el mal tiempo o te molestan tus vecinos de asiento con los gritos de los niños. Incluso, puedes meditar con la ayuda de alguna aplicación o podcast.
  5. Haz tu maleta con cabeza: Seguro que paseando por la ciudad o el duty free del aeropuerto no podrás evitar comprar algunos regalos de Navidad para la familia o amigos. Deja un poco de espacio libre en la maleta para esas compras de última hora.¡Y no olvides traer ropa de abrigo! Asegúrate de consultar el tiempo de tu destino antes para llevar todo lo que necesites y optimizar el espacio de tu equipaje.
  6. Transporte privado: El tráfico es especialmente difícil en estas fechas y el transporte público está abarrotado. Lo mejor para moverse dentro de la ciudad es contar con un servicio de transporte corporativo privado para estar seguro de que llegarás a tiempo a todas tus reuniones. Con un precio cerrado que no varía por la temporada alta ni por la duración de los trayectos por culpa del tráfico.Pese a toda la preparación y anticipación, siempre hay cosas que se nos escapan de las manos. Para ello, lo mejor es confiar en profesionales comprometidos que te lo pongan fácil y se adapten a tus necesidades.